dijous, de setembre 22, 2016

Entrevista d'Avui: Miguel Angel González Jurado

Hoy conversamos con Miguel Ángel González Jurado, escultor, imaginero y creador cordobés, con motivo de la restauración de la imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Mataró.

A González Jurado se le puede encontrar en su taller arropado por gubias, curvas y codillos que han trabajado bocetos, ideas y multitud de encargos a lo largo de diferentes años, y en un entorno bimilenario que respira arte, cultura, tradición y cofradía, como es la ciudad Córdoba. 
 
 Pero a parte del implacable y exigente tiempo que requiere el trabajo de imaginería, siempre dispone de espacios para preguntar y ser un curioso ocioso como lo es el principito de la novela de Saint-Exúpery dispuesto a conocer y avanzar en la comprensión de las cosas. Una sed por conocer la petición de una obra, la historia del lugar, de ese movimiento cofrade y el porqué de sus dudas y preocupaciones. Un proceso arduo y difícil para ser capaz de recoger la esencia y expresarlo mediante la creación de la imagen. Una imagen que acabará siendo mucho más que un titular, o un momento de la Pasión: Será  una imagen centro de devoción, mirada y mensajes.

-----------------------------------------------------------------------
 
 
 
Amigo Miguel Ángel, en los diferentes foros y artículos cofrades de los últimos años hay todo un debate preocupado por clasificar escuelas y remarcar el acento de escultores de ciudades como Córdoba y Sevilla. En alguno incluso se te ha llegado etiquetar como un buen representante de la escuela Cordobesa y de puntitas como si fueres un nexo entre el neobarroco (entendiendo actual) y el hiperrealismo (centrado en el mundo cofrade)….

Jesús de la Redención ante Caifás (1991-1992).
Fuente: Semana Santa de Córdoba

En las demandas que hacen las hermandades - primordialmente-  les preocupa que su  particularidad, sus gustos estéticos, ese momento de la Pasión que quieren elevar y hacer presente en las calles y templos sea recogido en tu trabajo. No suelen entrar en las controversias de tipo artístico, académico y complejo sobre escuelas y tradiciones.  


Cuando me preguntan sobre este tema yo siempre comienzo  con dos argumentos sólidos: El primero es que la imaginería es una pasión, y esa es mi pasión. La segunda es que para mi no hay escuelas, hay personalidades, como puede ser la mía.

Las cofradías y hermandades condicionamos entonces un poco con los gustos e influencias del momento…

Primordialmente un artista se mueve en el mundo del universo las ideas. En muchas disciplinas el artista idea, confecciona, interviene con los materiales y su labor es escogida por un cliente o persona en el momento final. En el mundo cofrade es todo lo contrario. S le pide al artista que entienda la demanda, que intente ceñirse a lo que se necesita y ese suele ser el encargo.

¿Se ahoga entonces la imaginería y el proceso para intentar plasmar ese momento de la Pasión?

Digamos que la imaginaría pasa ser un arte al servicio de un mensaje, un arte al servicio de la Iglesia y el artista acaba atendiéndose a lo que se pide.  

Por ejemplo en el retablo de la Resurrección tuve más libertad. Pude pensar como confeccionarlo, cómo sería, qué materiales aplicar. Pude trabajar sin miedos: Era mi idea de cómo sería un retablo y lo pude desarrollar. En un encargo todo está más determinado, no puedes atreverte a decidir.
Diferentes detalles y obras. Fuente: @escultorjurado

Y…¿Cómo es la personalidad de González Jurado?

Cómo en la vida cotidiana uno no escoge lo que le gusta, la persona que le agrada, quién le cae bien… De alguna manera sucede y te viene como dado ese sentimiento que cuesta de razonar, pero hay cosas que te atraen, te cautivan y te seducen.

A mi me gusta eso que tiene el clasicismo, eso que hace mirar hacia adentro, hacia lo interior. Esa aportación serena, profunda. Eso es lo que atrae mi atención y me gusta.  
 
Esa forma de mirar es la que me gusta cuando voy a ver arte en diferentes lugares y espacios.
 
Por otro lado siempre he remarcado que mi maestro, quien enriquece mi personalidad artística es Juan de Mesa ( autor del Gran Poder, del Cristo de la Misericordia o la Ascensión por ejemplo).Y cómo no, de otros muchos maestros barrocos.
 
De esas mezclas sale un poco el que es mi estilo de belleza, de composición, de cómo concibo el arte y la escenografía. ¡Eso es lo que me gusta encontrar un poco en el resultado de una obra mía!

Por ejemplo la imaginaría alemana es más expresiva, no busca la belleza pero tiene una gran calidad artística. O la italiana que busca el buen gusto, el refinamiento de la belleza y sensualidad, pero no es tan expresiva. Cada imaginero de cada tradición tiene su propio contexto y proceso. Y yo me enriquezco de todos un poco, y en el arte que yo expreso hay un poco de todo.

Pero resumiendo y poniéndolo fácil, mi estilo recoge del clasicismo de Mesa y tiene una influencia sevillana.

Detalle de soldado romano, imagen secundaria.
Fuente: M.A. González Jurado.

¿Siendo hijo de emigrantes españoles en Alemania, ha habido alguna influencia alemana más acentuada en tu obra?

Por ejemplo muchas iglesias alemanas tenían un gran acento del rococó y también muchos dorados. No es como aquí a veces se estofa en Alemania se dora las imágenes y a mi esos brillos y colores me llamaban mucho la atención cuando era pequeño. Pero era muy joven y no tenía la capacidad de análisis que podría haber ido aprendiendo con el tiempo y que puedo tener ahora. No entendía aquel estilo, simplemente impresionaba, era potente y grandioso porque embriaga la vista. Pero no, no condicionó mi estilo.

Virgen Nazarena (Montilla)
Fuente: M.A. García Jurado
Siempre es difícil hacer mención de las obras de referencia, o remarcar alguna en una trayectoria como la tuya; Pero si tuviéramos que remarcar algunas obras de los diferentes momentos de tu vida a todos los que poco te conocemos artísticamente, ¿Qué podríamos remarcar?

Más que remarcar, me gusta decir que con los años ves más cosas, vas creciendo… Hace 10-12 años mi obra dio un cambio de rumbo, de concepción y de calidad. Tengo obras anteriores pero no tienen nada que ver con las últimas en las que he trabajado.

Por ejemplo cuando era joven una obra de referencia era la Redención, que fue reconocido como el cristo de un artista joven prometedor. Y con los años fue viniendo el Resucitado de la Iglesia del Beato Álvaro, la Santa Cena de Córdova, el Nazareno de Valladolid , la Encarnación, así como multitud de madres dolorosas.
 
O por ejemplo la Santa Sed, una obra más reciente donde se aprecia una progresión y evolución dentro de lo limitado que es la imaginería. Aquí pude permitirme meter elementos contemporáneos como la fibra de carbono con madera, incluso algo de chapa…todos ellos materiales de nuestro tiempo y que hace 20 años eran impensables.
Tengo sed. Cristo de la Sed de Córdoba (2013)
Fuente: M.Gómez.

Estamos hablando de creación, procesos, ideas… pero por ejemplo la Hermandad Ntro. P. Jesús Nazareno de Mataró te plantea otra cosa, una restauración. El hecho de enfrentarse a una restauración de una imagen que tiene detrás una Hermandad, una devoción, una expresión determinada… ¿no se plantea una dificultad y reto añadido al artista?

Afrontar este reto se hace desde la ayuda que ofrece la experiencia y los años. A parte de las obras de nueva creación he repetido en multitud de ocasiones encargos de restauración y reconstrucción. Es esa experiencia la que hace que pueda afrontar el trabajo con mayor seguridad, además del conocimiento de la hermandad, lo que busca y que te gusta darles.

Jesús Cautivo de Ciudad Real (2000).
Fuente: Hdad. del Prendimiento de Jesús Cautivo y María Santísima de la Salud.


Virgen Dolorosa (Colección particular)
Fuente: M.A. García Jurado.
Muchos encargos en Córdoba, Cabra, Sevilla, Valladolid…. Y ahora Mataró, una ciudad de Barcelona…

Para Barcelona nunca he trabajado y este es mi primera faena. Y lo afronto con la ilusión de trabajar para una tierra nueva, una tierra dónde hay mucha tradición cofrade de siglos de antigüedad, pero donde ha habido un impulso en las últimas décadas por los hijos de la inmigración del Sur.

Y en el caso del Nazareno de Mataró hay además un trabajo más que interesante porque hay que hacer un cometido de anatomizar la talla y quiero que guste, que agrade y que la Hermandad que lo acogerá siga teniéndole acogida y devoción. Intentaré dar lo que me han expresado los hermanos de esta hermandad y deseo les guste.   

Cómo comentas, la tradición de Semana Santa está arraigada en Cataluña y es aún viva en multitud de ciudades de todas las provincias. Pero es quizás, es en Barcelona por ese parón en los años setenta y el revivir a partir de finales de los ochenta que recogió algo de la esencia antigua, pero mirando al Sur. Y un ejemplo es el de la Hermandad de Mataró que pide la personalidad de un imaginero de Córdoba…

La influencia y capacidad de Sevilla y Córdoba como provincias son importantes. En esas modas la gente ha ido apostando por unos modelos del Sur, con sus cosas buenas y malas, y se han ido imponiendo como tendencias que han ido cubriendo las necesidades devocionales, lo que la gente quiere ver en sus procesiones, como quieren que sean sus hermandades, y qué quieren sentir en su imaginería. El Sur se ha puesto de moda.

Amigo Miguel Ángel, gracias como siempre por tu tiempo, felicidades por tu Obra y esperamos con ganas ver pronto en casa al Nazareno de Mataró de tu mano.

 

Más información:


( Entrevista realizada en setiembre de 2016 por Jordi Merino a Miguel Ángel González Jurado).